fbpx

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

La Aurora pone la lupa sobre la eterna modernidad de Goya con una exposición de 'La Tauromaquia' 

 
10/02/2021 - 

MURCIA. Dice José Fermín Serrano que ahora entra más gente a su galería y no descarta que en algo influya que los bares estén cerrados. Aunque, sin duda, el solo nombre de Goya ya es suficiente reclamo. No es nuevo que la veterana sala murciana acoja algunas de las firmas más importantes del mundo del arte, cuyas obras se han dejado ver por allí a lo largo de sus más de 26 años de vida. Fiel a su línea, el dueño de La Aurora ha apostado para su nueva exposición por uno de los más grandes, considerado como el primer pintor moderno y cuya visión de la sociedad y del ser humano sigue estando vigente y siendo un referente dos siglos después. Prueba de ello es que al mismo tiempo que la galería murciana exhibe 40 grabados de La Tauromaquia de Francisco de Goya, el Museo Metropolitan de Nueva York prepara una exposición de dibujos y grabados del artista aragonés, poniendo la lupa en cómo supo captar el delirio colectivo (con motivo de la muestra se han establecido paralelismos, incluso, entre su obra y el asalto al Capitolio).

La lupa de Serrano, a este lado del charco, es otra; la que pone a disposición de los visitantes para que puedan observar la cantidad de detalles que ofrece cada uno de estos grabados, pertenecientes a una quinta edición realizada en 1921 por la Calcografía Nacional (que conserva las planchas) para el Círculo de Bellas Artes. Porque aunque con otras pinturas basta con una mirada para apreciar, y reconocer, la obra de arte-dice el galerista señalando a un Tapiès que tiene en la sala-, "con estos grabados de Goya uno puede pasar un buen rato observándolos y disfrutar muchísimo". 

Porque Goya fue moderno hasta en encontrar en el grabado una forma de expresarse exactamente igual que en la pintura, apunta José Fermín, quien destaca el partido que le saca el pintor a esta técnica. "Hay que echar mucho trabajo, además, para poner tantos detalles y luego hay mucha cocina detrás, porque dependiendo del tiempo que le des al ácido entra más o menos en la plancha...", explica el galerista, quien señala la forma de representar a la gente en los tendidos como otra de las señas de modernidad del pintor. 

La Tauromaquia de Goya -realizada por el pintor en 1815- representa escenas "con mucho argumento", ofreciendo una serie de suertes del toreo que se hacían en aquellos momentos y que en muchos casos ya no existen. En otros grabados hay "elementos tremendamente imaginativos", presentando a El Cid Campeador y a Carlos V como si fueran picadores, por ejemplo, o a personajes moros toreando y cazando toros. Goya también plasmó gestas o tragedias vividas por  toreros de la época, como es el caso de Pepe Hillo o Pedro Romero, o hechos célebres como el que lleva por título Desgracias acaecidas en el tendido de la plaza de Madrid y muerte del Alcalde de Torrejon. "Hay que tener en cuenta que la tauromaquia era como el deporte nacional en aquel momento", recuerda José Fermín Serrano.

El galerista asegura que la muestra, que estará expuesta hasta Semana Santa, no está enfocada a la venta, sino para "ofrecer una buena exposición en la sala y que la gente pueda verla. Lo de vender va por otro lado, más por la vía online". Y es que, según explica, lo que está a la venta es la serie entera, no grabados sueltos. "Encontrar a alguien que compre una colección completa de Goya es muy difícil. A lo mejor algun un tipo en Australia...". 

No obstante, José Fermín Serrano asegura que no tiene prisa, "porque cuando se compra una colección así es porque se puede y porque no existe la urgencia de venderla rápidamente. Pasa a formar parte de la galería. Para nosotros no es arriesgado, pero también es verdad que es algo que solo podemos hacer nosotros. En definitiva, hacemos lo que nos gusta".