salud de cuidado infantil http://espanapildoras.com/la-disfuncion-erectil/dapoxetina-comprar-online/ hierbas brotes legales
© Galería La Aurora S.L. Plaza La Aurora 7, 30001 Murcia (España) Telf +34968234865
Galeria la Aurora

La Verdad. Lunes, 3 de Mayo de 2010.

«Viajamos a Suráfrica para ponernos en manos

de la naturaleza» Carlos Belmonte, Ángel Haro,

Manuel Belzunce y Miguel Fructuoso Cineasta y

pintores

 

 

 

Los cuatro aventureros, en el Puertas de Castilla. :: M. BARRANCO 

 

MANUEL HERRERO | A los cuatro les unen lazos de amistad, es el común denominador. Las ganas de trabajar, el riesgo, la aventura, la apertura a nuevos conocimientos, nuevas relaciones y descubrirse también a sí mismos en un nuevo mundo son otras circunstancias que también les unen. Ángel Haro, Manuel Belzunce y Miguel Fructuoso tienen su mundo puesto en la pintura, de ella viven. Carlos Belmonte ve el arte a través del objetivo de su cámara cinematografíca. Hoy lunes parten de Murcia para realizar una gira por Sudáfrica de un mes de duración y en el que trabajarán cada cual en su especialidad. 

- ¿Qué tiene de especial la zona donde vais a estar? 

- Viajamos concretamente a Suráfrica y Mozambique donde realizaremos contacto con diversos artistas. Ésta es una zona muy especial pues tras los conflictos bélicos en un pasado muy cercano, a continuación se produjo un resurgir más importante de todo el continente en el área cultural. Es donde más festivales de música y pintores han surgido, con la creación incluso de muchas galerías de arte. Por nuestra parte realizaremos un intercambio con ellos. Allí se ha producido una influencia bilateral del continente africano y el europeo, todo ello dentro de un contexto artístico globalizado, con un mercado y una mezcla exótica de la realidad.

- ¿En qué va a consistir vuestro taller de pintura en Johanesburgo? 

- Ésta es una zona muy especial. Estaremos concretamente en Soweto, en Johanesburgo. Ésta es la cuna de Nelson Mandela, del movimiento anti-apartheid. Es de una riqueza cultural inmensa. Allí realizaremos talleres de pintura y encuentros con artistas profesionales de esta zona.

- ¿Qué expectativas os lleváis en las maletas? 

- Maletas pocas. Hay dificultades para financiar un viaje como éste. La crisis afecta a toda actividad, y la cultural se ve más mermada ante la situación que estamos viviendo. Los materiales los adquiriremos en aquellas tierras, por lo que iremos ligeros de equipaje. En realidad son como dos viajes, uno para el conocimiento de la vida y costumbres del lugar, pues aunque éste sea el cuarto viaje cada uno entraña una peculiaridad diferente, y el otro viaje es la intervención artística de cuatro personas con distinta forma de concebir el arte, tres de nosotros dedicados a la pintura, y uno al arte cinematográfico. Queremos convivir con toda la intensidad y en un medio distinto al que siempre estamos acostumbrados, pues quienes pintamos siempre solemos hacerlo en nuestro taller, entre cuatro paredes. Allí puede llover, caer arena y mezclarse con tu obra.

- ¿Qué os separa y que os une a los 4 que realizáis esta experiencia? 

- La forma de trabajar de cada uno de nosotros es muy distinta. En el tema de los egos es difícil que cada uno se quiera situar por encima del otro. Muchas veces el artista se cree mucho a sí mismo, si bien en esta situación es el grupo, la energía de los cuatro la que predomina, no hay una persona que haga de cabecilla o líder sino que todos debemos complementarnos en aquello que podemos ayudar a la constitución del grupo. La amistad, el arte son los principales elementos que nos unen. Ninguno de nosotros somos de la misma edad, sino todo lo contrario. Median aproximadamente unos diez años de edad entre cada uno de nosotros. Por tanto, en realidad somos cuatro generaciones distintas en un mismo espacio, y, los lazos humanos de apoyo y respeto mutuo son las fuerzas que nos unen.

- ¿Qué hace la persona en esa situación de libertad? 

- Gozar de la naturaleza, de los amaneceres, de la luz, de la alimentación. Allí uno se adapta al medio y empieza a trabajar imitando lo que ve en su entorno. En estas circunstancias, lo único que nos queda en ponernos en manos de la naturaleza, dejarnos guiar por ella y disfrutar de la misma.

- ¿Y a la vuelta? 

- Queremos realizar una exposición el próximo otoño con los trabajos realizados y preparar una carpeta con serigrafías.

Desde 1994
  • La Aurora Comprometida