fbpx

 

 

Pepe Yagües: «Busco que mis obras tengan energía»

PepeYagües con la escultura de dos metros de madera, Ramnusia. / EDU BOTELLA / AGM
PepeYagües con la escultura de dos metros de madera, Ramnusia. / EDU BOTELLA / AGM

Una reflexión sobre el engaño, junto a la defensa del dialecto murciano

PEDRO SOLER

En 'Pinocho Panocho', Pepe Yagües hace una reflexión «sobre el engaño y la ocultación de la verdad, en la mitología grecolatina, en la Biblia y en la historia del arte», pero también reivindica ese lenguaje típicamente murciano, como es el panocho. Asegura que «hay cierto empeño de las autoridades en potenciar lo autóctono, y yo creo que una de las peculiaridades más específicas que tenemos es el panocho, esa forma de hablar el castellano, tan -[lo suelta así]- 'desprestigiá', tan 'menospreciá y tan poco 'apoyá'. Por esto, no he tenido inconveniente en titular algunas obras expuestas utilizando el panocho. Siempre me ha gustado utilizar las palabras zagal o zagala, que, seguro, mucha gente no sabe lo que quieren decir. En el panocho, hay palabras muy bonicas, procedentes del árabe o de origen medieval, aunque están totalmente en el olvido. Tampoco se potencia el panocho en los colegios. Le hablas a un niño utilizándolo, y nada». Con este entusiasmo añade que se ha dedicado «a leer algunos textos en panocho, empezando por Vicente Medina -quien, por cierto, era pariente de mi abuela- y este poeta escribe en un panocho, que tiene mucho más que ver con el que utilizan los huertanos, que ese otro, que algunos se empeñan en hablar, porque quieren rizar tanto el rizo que, al final, lo convierten en un lenguaje casi artificial».

Lo de Pinocho se basa en un texto de Carlos Collodi, «un italiano, autor de la novela 'Las aventuras de Pinocho', y en otro que me escribió Antonio Skármeta, que trata de Pinocho y del Minotauro. En principio no vi mucho la relación entre ambos. Luego me di cuenta de que el Minotauro fue encerrado por su madre en el laberinto para esconder la verdad de su origen, ya que era un bastardo. El Minotauro es, por tanto, símbolo de la ocultación de la verdad; y la mentira de Pinocho tiene que ver mucho con la ocultación de la verdad. Es otra forma de mentir».

Pepe Yagües. Murcia

Dónde
Galería La Aurora (Plaza de la Aurora, 7. Murcia). Hasta el 20 de octubre.
Horario:
de lunes a sábado, de 10.00 a 13.30 y de 18.30 a 21.00.
Cuándo:
Hasta el 20 de octubre.

¿Por qué 'Pinocho-Panocho' no ha sacado a Yagües de los formatos eróticos de enfocar sus obras? «El erotismo es signo de placidez y alegría. Me he basado en muchas historias que tienen que ver con el engaño desde la mitología, la Biblia, la historia del arte, incluso en una frase de Jesucristo, que me impactó mucho. La de 'Eli, Eli, lema sabachthani?' ('Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado'). El abandono es una forma de engaño. Tú esperas la ayuda de otra persona, que, sin embargo, no lo hace y te engaña». Otros personajes sacados del Antiguo Testamento, y presentes en la exposición, son Sansón y Dalila, Judith y Holofernes, o «la casta Susana y los jueces de 'La Manada', como he bautizado a una de mis obras».

¿Sufre recriminaciones de espectadores que se escandalizan por su obra? «Vamos a ver: si hay quien se escandaliza hoy con mi obra, después de ver los telediarios... Si ves los telediarios, y no te da un infarto, es que estás curado de espanto. Yo siempre intento colocar en mis obras un punto de ironía, y lo que sucede es que no siempre el público la capta». Si se le pregunta si alguna vez cambiará de ruta, el artista responde que «para esto debe uno sufrir una gran crisis espiritual, y a mí todavía no me ha llegado. No me ha pasado lo de Buñuel, que siempre se declaraba ateo, gracias a Dios, y, al final, se metió en un convento a que lo cuidaran. Más que en la espiritualidad, yo creo en la energía artística, que también puede ser energía mental, o de otros tipos. Por esto, cuando hago mis obras quiero que tengan energía». Y, ¿cómo consigue hacerlo o cómo nota que lo ha hecho? «Esto no tiene un detector; por eso, lo que intento siempre es no inyectarle trazos titubeantes, que son signos de poca energía, de duda. Yo busco hacer mis obras con decisión, porque hacerlas con decisión es inyectarles energía».

Reciclar la madera

Las tallas en madera le cuestan mucho más que cualquier grabado, «entre otras razones, porque yo también reciclo la madera. En la exposición hay una escultura, de dos metros, 'Ramnusia', un personaje de la mitología griega, diosa de la venganza, de la justicia, del equilibrio, y hasta de la redistribución de la riqueza, porque quitaba al que tenía demasiado y daba al que tenía poco. Por tanto, todos la adoraban: unos, para que no les quitara; y otros, para que siguiera dándoles».

¿Cómo le llegó su manera tan peculiar de interpretar? «Uno se siente obligado a escoger una disciplina. Me invento una forma de hacer las cosas, porque nadie me las va a hacer. Sobre la marcha se va aprendiendo. Algunas ideas también surgen sobre la marcha, como por generación espontánea. Los problemas me surgen, cuando tengo en la cabeza varias ideas que me gustan mucho y quiero hacerlas. Entonces, no se cual elegir para empezar, porque quiero hacerlas todas al mismo tiempo. Al final, por cuestiones lógicas o logísticas, me decanto por una u otra».

Minotauro y estrellas

El Minotauro de Yagües

tiene un ojo ínfimo

y otro infinito.

Vaya para allá

donde va Yagües

y llegará.

Aquella estrella

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo