fbpx

La Opinión. Martes 16 de noviembre d 2010.

Retrato a tres bandas del bravo y seductor ‘Índico’
Belzunce, Haro y Fructuoso han viajado de nuevo a Mozambique para traer a Murcia, a la sala La Aurora, "la poderosa naturaleza" del pueblo costero de Tofo

haro-fructuoso-belzunce

Los pintores Ángel Haro (i), Miguel Fructuoso (c) y Manuel Belzunce. Marcial Guillén

JULIA ALBALADEJO Hace ya tres años que los pintores Manolo Belzunce, Ángel Haro y Miguel Fructuoso pisaron por primera vez la tierra de Mozambique, un país sudafricano al que, desde entonces, han viajado ya en varias ocasiones y en el que siempre descubren algo nuevo. Anteriormente estuvieron junto al río y, en esta ocasión, han seguido el camino hasta el mar para conocer las costas del Índico sur y realizar allí unas obras que, a partir del jueves, se expondrán –bajo el nombre de Índico 23º 51' 24''S / 35º 32' 52''E– en la galería La Aurora de Murcia.

El pueblo de Tofo ha sido su destino, «un lugar que tiene algo de mágico, con playas inmensas, el océano interminable y casas hechas solo con palos y cañas», relata Belzunce, quien asegura que, a pesar de las dificultades, se lo han pasado «como críos» y donde han encontrado, añade Fructuoso, a «gente alucinante; unas personas muy respetuosas que, aunque viven en la pobreza, tienen muchas ganas de vivir». Además de por su gente, los artistas han regresado de nuevo impresionados por los paisajes y el color de la tierra, por «una poderosa naturaleza» –dice Fructuoso– que se ve reflejada de una u otra forma en las obras de los tres.

En anteriores ocasiones viajaron al continente africano en verano, pero su última aventura coincidió con el invierno, por lo que el tiempo, con constantes lluvias, fue uno de los mayores problemas y ha influido en las creaciones. También decidieron en esta ocasión no trabajar con material español, sino adquirirlo todo allí; un material de peor calidad que, además, les robaron en el último tramo de su viaje, lo que les obligó a terminar algunas de sus obras en Murcia. Sin embargo, los artistas no dudan en dar por buenas todas las aventuras vividas y ya miran el mapa buscando un nuevo destino.

Fructuoso, Haro y Belzunce han viajado esta vez hasta Mozambique gracias a la venta anticipada de obra. «Es un proyecto autogestionado con el que demostramos que se puede trabajar más allá de las subvenciones», apunta Haro. «Esta opción no invalida las otras –añade–, pero es que hoy en día parece que no se puede hacer nada por nuestra cuenta, sin una subvención».

Documental de Belmonte
En esta ocasión, todo el que quiera podrá conocer más de cerca la aventura en Tofo de los pintores murcianos, gracias a las grabaciones realizadas por el cineasta Carlos Belmonte, quien les acompañó hasta Mozambique. Y los tres coinciden en señalar «la profesionalidad y la discreción» de Belmonte con la cámara. «A mí me coartan bastante, pero la verdad es que Carlos hizo un trabajo muy silencioso y evitó siempre rodar encima de nosotros», relata Fructuoso. Haro, por su parte, apunta la «responsabilidad» con la que vivieron esta nueva experiencia, «sobre todo porque a veces los pintores parecemos hombres de las cavernas, nos entendemos casi únicamente con gestos, y queríamos que lo que dijésemos delante de la cámara fuera coherente». El documental, que aún está en fase de montaje, será «una maravilla, una obra de una belleza sorprendente, ya que habla de la pintura pero también del entorno y de la situación en la que se encuentra Mozambique», añade Haro. Como aperitivo a la película que estará lista el próximo año, los visitantes de la galería podrán ver un pequeño corto del viaje.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo