galerialaaurora

¡Adjudicado! Las colecciones de arte se rinden al

mejor postor

Una mujer observa los cuadros en 'La Aurora', ayer. :: E. BOTELLA/AGM

· El 30% de las galerías de la Región ha tenido que cerrar por falta de clientes

MARGA PEÑAFIEL | MURCIA.Los coleccionistas de arte están de suerte... o no. Las ventas de obras «han decaído muchísimo» desde que la crisis asoló la cuenta corriente de los entendidos de la Región. «Por lo menos un 50%», expresa José Fermín, dueño de la galería 'La Aurora', de Murcia. Sin embargo, aunque el comercio con estos museos no da los mismo frutos que antaño, las transacciones entre particulares se han multiplicado. «El arte está de capa caída. Los anticuarios han llegado incluso a tirar de sus grandes colecciones para poder salir adelante, pero claro, lo hacen entre ellos o por Internet, dejándonos a nosotros de lado», afirma Emilio Morales, propietario de la galería 'La Ribera' de Balsicas.

Morales confiesa que «este año solo he hecho una venta gorda. Más o menos de unos 30.000 euros». Una miseria en comparación con lo que se podría reunir con la venta de un Miró, un Picasso o un Gordillo. «Lo de este año ha sido desastroso. Llevamos un retraso del 90% para alcanzar las cifras de otras temporadas», explica.

Hasta ahora, los coleccionistas guardaban sus piezas inéditas a buen recaudo, pero la situación actual ha hecho de la cultura un negocio boyante. «Ahora podemos encontrar obras que hace cinco años eran imposibles de localizar. Es una pena, porque se están rompiendo muy buenas colecciones», comenta.

Hay muchas subastas, pero el mazo adjudica poco. El número de obras de arte que se muestran para su venta ha aumentado desde el 2008, aunque las ventas siguen estancadas: «Antes fácilmente se pujaba por el 70% de las piezas, pero ahora casi no se llega al 40%», reconoce Morales.

Cierres de galerías

El arte es un negocio que ha visto como en tan solo tres años el 30% de las galerías de la Región no han podido evitar echar el cierre. «Murcia siempre ha tenido mucha tradición y existía un grupo bastante decente de compradores, pero ya no queda casi nadie que pueda hacer frente a estos gastos. La mayoría de mis clientes suele ser de Suiza, Estados Unidos y Asia», cometa Fermín.

Ambos marchantes aseguran que no es un problema de financiación, sino «de prioridades». «El que está seco, está seco, y no se va a poner a gastar una millonada sino tiene ni para pagar la hipoteca», opina Fermín. «En este mundo siempre ha habido mucha confianza en los pagos. Nunca me he encontrado con ningún problema, pero ahora la cultura se mira como algo superfluo. Va a ser un año muy largo», presagia Morales.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo