galerialaaurora

La Verdad. Domingo, 17 de Enero de 2010.

«Todo me importa un pimiento»

Retrato de Carlos Pazos dentro de la serie 'Robados' :: CARLOS PAZOS

El premio Nacional de Artes Plásticas 2004 muestra 'Robados' en la galería La Aurora de Murcia

Carlos Pazos Artista

«No soy un artista gremial, no conspiro, a veces casi ni respiro»

«Mi función como artista es crear problemas y dar que pensar»

GONTZAL DÍEZ | MURCIA. El premio Nacional de Artes Plásticas en 2004 Carlos Pazos (Barcelona, 1949) ha retomado su trabajo de 1975 'Voy ha hacer de mi una estrella', en el que asumía múltiples personalidades del 'star system' para mostrar ahora en la instalación 'Robados' (en la galería La Aurora) la persecución de un famoso por parte de los siempre ávidos 'paparazzi'.

'Robados' ha transformado La Aurora en la sala en la que los fotógrafos o los editores de revistas colocan las imágenes para su selección: grandes mesas llenas de imágenes y 'tendederos' de los que cuelgan las fotografías más llamativas. La serie fue realizada en 2008, con la colaboración fotográfica de Joana Roselló, durante una estancia del artista en la isla de Bali. . En un rapto de genial esquizofrenia Carlos Pazos se desdobla para mostrar lo que existe entre paparazi y famoso: desprecio y dependencia.

- ¿Usted es uno o varios artistas? 

- Soy un solo artista que tiene un repertorio variado y cíclico. Según la historia que me apetece contar en cada momento, recurro a al personaje que me resulta más cómodo para contarla. En cuanto al uso de disciplinas, hago lo mismo. Yo no pertenezco al grupo de artista que siguen el dictado de lo que los americanos llaman 'editing' lo cual sirve, básicamente, para que el artista se pase toda la vida haciendo la misma obra y el público llegue a reconocerla sin necesidad de ver por quién está firmada.

-Dice usted que es artista por 'emperre' en convertirse en alguien radicalmente inútil. ¿Un poco fuerte, no? ¿Lo ha logardo? 

- Detesto el mundo, pero vivo en sociedad, intentando participar de ella lo menos posible. Perseguir la inutilidad es mi pataleta. Voy lográndolo y así me va.

- Usted quería ser famoso ¿y ahora?

- Todo me importa un pimiento.

- Dice que está convencido de que el arte es evitable... 

- Desde luego! Y afortunadamente!

- 'Robados' es una mirada irónica, crítica, un poco salvaje, al mundo de los famosos. ¿Cómo surge?

- Si mira usted la exposición verá que está encabezada por una pieza de 1975 'Voy a hacer de mi una estrella'. En 2008 hago la pieza 'Robados'. La estrella de 1975 se ha convertido en un vejestorio y huye de sí mismo más que de los 'paparazzi'. 'Robados' es una mirada irónica al mundo de los humanos, no solamente al mundo de los famosos. 'Voy a hacer de mi una estrella' es un reflejo, como dijo un amigo, de las fantasías autobiográficas de todo el mundo. Casi todos los seres humanos soñamos con ser 'estrellas'. 'Robados' es un reflejo de la inutilidad de soñar en ser una 'star'. Seas o no seas famoso, solamente 'estar' es lo que queda.

- Qué famoso detesta más.

- No tengo un favorito, pero si entre los famosos incluimos a la subclase de los políticos, éstos.

- Entre paparazi y famoso hay una extraña relación de desprecio y dependencia. 

- Es posible. No le puedo decir. Yo hago arte. Sólo he practicado con los paparazzi haciendo teatro, proponiendo una ficción.

- ¿El arte debe ser político, debe azuzar las conciencias de los ciudadanos?

- El arte debe ser bueno, con todo lo que ello conlleva. Si es así, bueno, seguro que azuza a quien corresponde.

- ¿Necesitamos algo de humor en la vida y, sobre todo, en el arte?

- La risa es la actitud primitiva ante la vida, un tipo de acercamiento que sobrevive sólo en los criminales y en los artistas. Lo dijo Wilde. Yo lo extiendo al humor, que nos permite vivir sonriendo, a veces.

- ¿El arte es una forma radical de ver y de estar en el mundo?

- Para mi sí. La única posible. Es mi parcela de libertad y de resistencia.

- ¿Cuál es la función de un artista en el mundo contemporáneo?

- No puedo hablar por los demás. Para mí, crear problemas y dar qué pensar.

- ¿El arte debe conspirar?

- No soy un artista gremial. No conspiro, a veces casi ni respiro.

- ¿Es optimista, hay algún resquicio para el optimismo?

- ¿A usted qué le parece?

- ¿Qué nos salva del aburrimiento y la aplastante mediocridad?

- Por un suponer, una 'Lièvre farcie à la mode de Grimod de la Reynière', con trufas, champiñones, rocamboles, alcaparras, anchoas de Niza, finas hierbas, pimienta de Jamaica y sal marina, acompañada por un Chateau d'Yquem de 1988.

- ¿Qué es la belleza?

- Estar por encima del bien y del mal.

- ¿El arte es una obsesión?

- ¡Por supuesto! Incluso a veces se convierte en un tumor.

- ¿Qué no tolera, que le irrita profundamente?

- La mediocridad.

- ¿El arte nos salva de algo?

- A mi sí, aunque posiblemente me condena.

- ¿Se considera un artista políticamente incorrecto?

- Detesto las categorías y las frases hechas y me parece que la expresión 'políticamente incorrecto' está muy desvirtuada. Posiblemente porque la han 'tocado' muchos los políticos. Preferiría ser considerado un artista despegado del poder, gamberro, deslenguado e imprevisible.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo